Se acerca el momento.

Tras años de carrera tienes ante ti la última batalla y dos caminos: ser recordado o caer en el olvido.

Tienes ante ti la gran oportunidad. Una oportunidad para que no te olviden tras salir por la puerta, para demostrar que no eres uno más,  para convencer a tu público de que merece la pena recordar tu nombre.

Según los estudios que estés cursando, esta última batalla puede tomar distintos nombres: proyecto fin de carrera, trabajo fin de grado o de master, tesis doctoral… pero todos estos trabajos necesitan ser defendidos. Sin ti no son nada,  tu momento ha llegado.

6 claves para defender, de manera oral, tu proyecto fin de carrera.

1. Se diferente

Imagina que formas parte de un tribunal académico y ya has oído hablar a cinco alumnos seguidos sobre un tema soporífero que conoces de cabo a rabo. Para tu fortuna aparece un sexto alumno que hace y dice exactamente lo mismo que los cinco anteriores ¿no te alegraría? Pues a los miembros de tu tribunal tampoco.

Desmárcate del resto. El tribunal y tu público, al igual que tú, también se cansa de escuchar lo mismo una y otra vez y agradecerán cualquier novedad que les ofrezcas. No cometas el error de comenzar como todos los demás porque tu audiencia desconectará, ofréceles algo que merezca la pena oír.

Comienza con una historia relacionada con tu proyecto, que despierte emociones, con alguna anécdota que explique tu motivación para realizar este trabajo y no otro…

Estoy seguro que eres capaz de inventar algo mejor para diferenciarte del resto. No seas otro más,  dale a tu audiencia un motivo para escucharte.

2. No compitas por la atención de tu audiencia con el Power Point porque perderás.

Cuidado con los Power Point, Prezi, etc. En nuestra época creemos que las nuevas tecnologías son la panacea. Como escuché hace tiempo, para el hombre que tiene un martillo todos los problemas son clavos, pero  a veces  estos programas hacen más mal que bien.

Si pones textos, que sean cosas concretas, no llenes las diapositivas de letras porque el público dejará de prestarte su atención para leer el texto que le estás poniendo delante. Cuando eso ocurra, habrás perdido la competición por la atención del público contra tu propio Power Point; y no será fácil que la recuperes rápidamente.

Y por favor, no leas una diapositiva tras otra ¿acaso crees que tu público o el tribunal que te está juzgando necesitan a alguien que les lea?

3. Piensa qué mensaje quieres transmitir

Planifica previamente tu exposición. Te recomiendo que tu discurso se guie a través de un índice, en el que estén ordenados los contenidos de los que vas a hablar, y a partir de ahí desarrolla cada uno antes de pasar al siguiente.

No hace falta que te empeñes en decir hasta el último detalle, no todo es igual de importante, prioriza. No te preocupes demasiado porque hayas olvidado hablar sobre algún pequeño detalle porque probablemente el público ni lo haya apreciado. Pero si debes tener en cuenta que ideas son las más importantes, estas no puedes olvidarlas.

4. Práctica, práctica y práctica

No creas que durante tu exposición, cuando estés al borde del infarto debido a los nervios, brotarán mágicamente  las palabras idóneas. Si no prácticas te aseguro que no tendrás éxito. Ensaya para ti mismo. Un buen consejo para practicar, como nos sugiere El arte de presentar, es grabarnos en video. Podrás ver, cuántas veces quieras, tu actuación. Intenta mejorar lo que no te guste y potencia lo que te agrada.

5. Mira a tu público y no le des la espalda

Conecta con él. Mira a los ojos de tu audiencia y sobre todo, a las personas que te juzgan como son las del tribunal. Si no lo haces,  puede parecer que no estás seguro de lo que estás diciendo, provocando desconfianza. Eso sí, cuidado con clavar la mirada en alguien más de unos segundos porque podrías hacerlos sentir incomodos.

También dejamos de mirar a nuestra audiencia cuando nos damos la vuelta. Cuidado con esto, porque si les damos la espalda, además de crear desconfianza, nuestro mensaje se perderá ¿no te resulta más difícil entender lo que dice una persona a la que no estás viendo la cara?

6. Domestica tu miedo

Comprende que sentir miedo por hablar en público es normal, pero no llenes tu mente de pensamientos negativos los días previos a tu intervención. En muchas ocasiones nos adelantamos a nuestras actuaciones pensando que lo haremos mal, que nos quedaremos en blanco y demás predicciones catastróficas. Pero estas predicciones no suelen acertar, por lo que debes desterrar estos pensamientos.  Se positivo, si crees que algo  saldrá bien, siempre será más probable que así ocurra.

 

Si estas cerca de defender tu trabajo fin de grado, de master, tu tesis doctoral, o incluso cualquier trabajo académico, te deseo la mejor de la suerte, o mejor dicho, te deseo que trabajes en tu exposición y que ese trabajo te traiga éxito.

 

¿Tú qué opinas? ¿Cómo fue tu defensa de Tfg? ¿ Cómo esperas qué sea?

 

Foto de : enlace a perfil https://www.flickr.com/people/dani_vazquez/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *